Personal

LA REALIDAD QUE A VECES NO SE VE

30 marzo, 2016

Lee atentamente el título porque es exactamente lo que te voy a contar.

Vivimos en la era de las redes sociales y el «postureo» máximo. Todo el mundo quiere compartir sus aventuras, sus vivencias, su alegría y felicidad y, es bien sabido, que todo esto muy fácilmente se nos va de las manos.

Yo personalmente no soy de publicarlo todo. De hecho, mi Facebook personal, acumula fotos taggeadas de hace años, porque no suelo compartir mucho. En Fácil y Sencillo sí que publico algo más, pero intento siempre que sea contenido de calidad y/o de interés para todos vosotros. También, y muy importante, comparto momentos y situaciones que me apetecen especialmente. Y con esto, lo que quiero decir, es que me cuesta compartir momentos que no sean bonitos o felices. Cuando pasas una época de esas «malas» yo soy la primera que no me apetece contarlo a los cuatro vientos, ni con los que me rodean y mucho menos anunciarlo en el 2.0. Y como yo, creo que a mucha gente le pasa lo mismo, es por eso que se «idealizan» y se crean esas imágenes de felicidad extrema y perpetua que ofrecen las redes sociales. Pues bien, hoy me apetece contarte que no todo es tan bonito.

Casi siempre hay «una realidad que a veces no se ve».

FyS_Avion

Y mi realidad desde que ha empezado el año (sí, sí, desde Enero) es que hemos acumulado rachas de enfermedades varias. Ninguna grave, pero sí como para irte dejando K.O. semana tras semana y mes tras mes. La peque ha pillado casi todas las «itis»: amigdalitis, seguida de bronquitis, después conjuntivitis con amigdalitis y finalmente otitis. Hemos estado semana sí, semana no visitando médicos y después de dos semanas de calma, parece que la gripe ataca de nuevo. Ya se sabe que los inviernos con peques son mocos y vistas a médicos, pero créeme que cuando se juntan varias «itis» a la vez, el cóctel es tal que sólo intentas sobrevivir.

Por otro lado, yo he estado con mastitis (sí, eso que duele tanto y te deja el cuerpo para el arrastre), con pruebas varias y con médicos que me hacían poco caso. Finalmente conseguí un antibiótico que después de 10 días me produjo una alergia en al piel con fiebre alta y unida a una migraña que me dejó una noche al borde el lloro máximo. Nunca he tenido una sola alergia en los 35 años que voy a cumplir y justamente tiene que producirse con un antibiótico que se supone debía ayudarme. Como tuve que dejar el tratamiento, a la semana la mastitis volvió, como era de esperar y a día de hoy aún sigo controlada y con tratamiento.

Junto con todo esto, J. ha tenido un pico de trabajo grande, en las que se ha manejado como ha podido para cuidarnos a las «pupas» de la casa y a repartirse las horas, trabajando de noche y de día para poder llegar a todo. Mi padre recién operado de la cadera que tuvo que pasar por quirófano otra vez por la incompetencia extrema del fisio que le iba a hacer rehabilitación. Aún y con todo esto, seguimos sumando una serie de catastróficas desdichas ¿era así como se decía? que ya mejor ni te cuento.

Así que podéis imaginar como mi propia realidad me superaba y he estado un poco más out de lo normal. Aún así, tenía trabajo ineludible por salir, que se ha hecho lo mejor que se ha podido aún con todo (por eso quizás ni te hayas dado cuenta). Tenía la presentación de mi libro en Barcelona, en la que aparecí con mi mejor sonrisa, pero con mi mastitis recién aparecida y con un dolor poco soportable. Y promociones de mis cursos online que he hecho como he podido entre fiebre, antibiótico y peque malita. Por no hablar de las publicaciones del blog que han ido saliendo a duras penas y con mucho esfuerzo.

Y la realidad es que hecho lo posible por sobrevivir de la mejor manera, sin que se notara mucho y afectase a mi negocio (aunque eso es imposible). Pero también te digo que desde principios de año hay proyectos que siguen sin acabar de salir porque he tenido que parar la máquina de trabajar en algún punto. Tengo entre manos un re-diseño de la web que debía haber salido en Febrero y ahí sigue, aunque cada vez más cerca. Tengo entre manos un nuevo proyecto chulísimo en el que estoy acompañada y que creo os va a gustar, pero necesito recuperarme para poder dedicarle todas las hora que merece para acabarlo. Éste también debía haber salido en Febrero. Y así puedo seguir con varias listas de cosas por hacer que sigo intentando sacar des de Enero y no hay manera. Pero sé que es cuestión de tiempo y un poco de paciencia.

Así que aprovecho para pedir al universo o a quién sea que me dé un poco de tregua y me deje respirar. Aunque tenga que empezar el año en Abril. La primavera siempre es época ideal para buenos comienzos. ¿Te apuntas conmigo a volver a empezar el año?

Esta es la realidad que a veces no se ve y que me apetecía compartir contigo.

P.D: Si tenéis peques y vivís cerca de Barcelona, no dudéis visitar el Delta de Llobregat y poder ver de cerca los aviones (aterrizan a pocos metros y pasan muy cerca) además de disfrutar de algún paseo por los alrededores.

By | 2018-01-19T21:59:57+00:00 30 Mar, 16|Personal|22 Comments

22 Comentarios

  1. Mariluz 30 marzo, 2016 en 09:54 - Responder

    Tómate unos probióticos. Te irán bien a ti con la mastitis y a tu bebé con las «itis».
    A mí me pasó lo mismo y supe de ellos en Alba Lactancia Materna.
    Ánimo.

    • Anna Díez 30 marzo, 2016 en 10:54 - Responder

      Hola Mariluz,

      los probióticos son mis más mejores amigos desde los inicios! Gracias igualmente por la recomendación.

  2. Marilin 30 marzo, 2016 en 12:08 - Responder

    No hay nada que nos venga que no podamos soportar… las Tormentas nos haces más fuertes. Afirma tus raíces como la palmera que las tiene del mismo tamaño que su largo, viene una tormenta y no la derriba. ANIMO!.

    • Anna Díez 30 marzo, 2016 en 16:48 - Responder

      Gracias!!

  3. Ana 30 marzo, 2016 en 12:37 - Responder

    Muchísimo ánimo Anna, todo pasa y vendrán tiempos mejores!! 😉

    • Anna Díez 30 marzo, 2016 en 16:48 - Responder

      Claro que si! le quedan 2 días contados! en Abril empiezo de nuevo!

  4. Joana Maria Melis 30 marzo, 2016 en 12:46 - Responder

    Estoy con una racha parecida… Te comprendo perfectamente, no sabes como te comprendo! Te estoy escribiendo desde la cama del hospital, imagínate. Pero tiraremos para adelante como valientes bloggers que somos! Solo faltaría!
    Un beso enorme!!

    • Anna Díez 30 marzo, 2016 en 16:49 - Responder

      Joana! ánimo!! un abrazo enorme!

  5. Gema Espinosa 30 marzo, 2016 en 13:36 - Responder

    Mucho ánimo, Anna!

    Comprendo perfectamente tu sensación porque comparto la forma que tienes de gestionar ese tipo de asuntos, y a veces es muy duro no llegar a todo o hacer las cosas como nos gustaría mientras vemos pasar las semanas sin que nada parezca ir mejor y nuestras fuerzas (y paciencia) estén cada vez más minadas sin que nadie lo sepa.

    Así que, de corazón… muchísimo ánimo y energía 🙂 Deseo que todo empiece a encajar y puedas retomar todos tus proyectos y disfrutar de ellos plenamente. A nosotros nos tienes siempre del otro lado dispuestos para enamorarnos de ellos 🙂

    Un besazo enorme!

    • Anna Díez 30 marzo, 2016 en 16:50 - Responder

      Gracias Gema bonita! un abrazo enorme!

  6. Mariel 30 marzo, 2016 en 15:47 - Responder

    Lamento mucho por lo que há tenido que pasar, así hay rachas, inevitables y a veces necesarias para hacer un pequeño y obligado receso, en el vertiginoso andar, a mis 51 años , sólo puedo decirle, que todo pasará, ése ímpetu por los compromisos y el amor con que lo hace, ayudará a todos a seguir, sin duda puede iniciar el año…..cuando usted guste, que finalmente, cada día, es un inicio, no se preocupe tanto por lo que no puede hacer, siéntase agradecida y dichosa….por lo que sí!!
    Bendiciones!!
    Jo

    • Anna Díez 30 marzo, 2016 en 16:52 - Responder

      Gracias Mariel!

  7. Mónica 30 marzo, 2016 en 16:26 - Responder

    Yo me apunto contigo a lo que sea! y si es a empezar el año en Abril también! Venga preciosa que en primavera vamos a florecer como las rosas! 🙂

  8. cristina 30 marzo, 2016 en 19:52 - Responder

    Anna, gracias por el post que has publicado hoy. La verdad es que te sigo desde hace muchos años y nunca me he atrevido a contestarte. Incluso hice tu curso de blogging, en el cual aprendí mucho pero no pude aprovecharlo al máximo, ya que des de esa época, vivo en una montaña rusa. De hecho soy mamá un mes antes que tu y creo que vamos viviendo el mismo proceso con un mes de diferencia. Me encanta seguir a unas cuantas bloggeras, vuestros post y vuestro instagram y siempre pensaba: como se lo harán, yo nunca llegaré a ese nivel. Pero hoy al leer tu post y ya notar tu ausencia lo comprendí todo.

    Gracias pro dejar que te conozcamos un poco más y decirte que estaré encantada de empezaré el año contigo en abril, ya que eso mismo dije yo el otro día en casa: en abril empezaré una nueva etapa 🙂 (más que anda porque es mi aniversario, jeje)
    Cuidate mucho y lo primero es tu salud y tu peque, así que todo lo demás saldrá cuando haya de salir. Muchos ánimos y un abrazo enorme.

  9. Pilar 30 marzo, 2016 en 19:54 - Responder

    Ánimo guapa!!
    Un día de estos verás cómo sale el sol y os recuperáis las dos de tantas «itis»!!!

  10. Mónica 30 marzo, 2016 en 20:03 - Responder

    Hola guapa !!!
    Supongo que cuando ya has tocado fondo sólo te queda SUBIR, así que ¡¡¡¡ánimo!!!!, que no hay mal que 100 años dure (que refranera estoy,jijiji)
    Mónica
    http://www.habitan2.com

  11. Fernanda 30 marzo, 2016 en 22:36 - Responder

    Wow! He pasado por momentos duros y todos seguidos como lo que explicas, esos en los que ya no tienes ni ganas de ser fuerte sino de volver a la normalidad…pero todo pasa, asi q respira, ve la luz al final del tunel, y vuelve a respirar…no hay mas nada q hacer…
    Un beso y mucho animo
    http://www.rosaframbuesa.com

  12. Victoria 31 marzo, 2016 en 02:12 - Responder

    Hola! Te sigo desde Argentina y me gustó mucho leer algo tan verdadero, mi año también empieza en abril ya que después de un año duro donde las cosas no se han dado (un bebé es la bendición que estoy esperando hace bastante) sali de vacaciones y pude volver con más fuerzas. Saludos y que todo siga bien!

  13. Carmen Beladiras 31 marzo, 2016 en 11:42 - Responder

    La verdad es que me ha gustado mucho leer esta dosis de sinceridad. Y es que como bien dices no siempre es lo que parece en las redes sociales. Nada ni nadie tiene una racha continua buena, yo me apunto contigo al fin y al cabo decir volver a empezar el año es un poco el renovarse y sinceramente yo eso lo hago unas cuantas veces al año…os deseo sobre todo mucha salud! Gracias por tu sincero post
    un saludo

  14. Àngela Cabrera 1 abril, 2016 en 16:06 - Responder

    Anna , tesoro, Mucho ánimo! Esas épocas son horrorosas y muy agobiantes. Lo sé de buena tinta. Pero pasa. Los primeros años de vida de los peques son así, te conoce más el pediatra que tú amiga. Me ha encantado tu Post , por descargue mental y por escribir lo que muchas veces se me había ocurrido a mi, lo mal que voy. Pero nada , Ánimo Anna, emprendedora valiente, eres estupenda!

  15. Raquel 4 abril, 2016 en 01:26 - Responder

    Anna, muchos ánimos porque al final todo acaba pasando. Tu post me ha animado a acabar de redactar uno que tenía pendiente hablando de un tema muy personal que nos marcó el 2015 y sí la realidad no siempre es la que se ve, pero está presente en nuestros proyectos de una forma u otra. Ya verás como muy pronto todo está más que superado.

    Una abraçada,

  16. Brujuleando (con peques) 5 abril, 2016 en 12:37 - Responder

    Es que es obvio…deberíamos ser capaces de verlo…en las redes comaprtimos lo más «bonito». Y está bien que sea así porque al final es una forma de evadirse, soñar, inspirarse….
    Los malos momentos los compartimos con los más cercanos y queridos
    Animo, todos pasamos por malas rachas, y el encadenado de «itis» cuando los niños son pequeños nos toca a casi todos. Mucho ánimo.

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.